https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=TWf9KrInXCw
Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

La genética mejora el ganado lojano

La Quinta Punzara, de la Universidad Nacional de Loja (UNL), es un laboratorio para el mejoramiento genético del ganado vacuno. Allí funciona desde hace 10 años el Centro de Inseminación Artificial, lugar donde cada año se inseminan 100 ejemplares con el cruce de vacas criollas y toros de raza pura.

Manuel Quezada, zootecnista del centro, explica que la técnica se basa en el uso de pajuelas que contienen semen de reproductores de raza pura. Estas provienen de Canadá, España e Italia.

El almacenamiento se hace en tanques con nitrógeno líquido a menos de 196 grados centígrados. El proceso de inseminación toma cinco minutos. El semen, descongelado, se deposita en una pistola que se introduce en el útero de la vaca. Para ello se requiere que la vaca esté en celo.

Durante los 10 años del laboratorio esta técnica y su procedimiento se divulgaron a través de talleres, charlas y días de campo. El resultado: al menos el 90% de los ganaderos de Loja conocen la tecnología, según Quezada.

En el cantón Loja, donde existen alrededor de 20 000 ejemplares de ganado vacuno y bovino, 15 propietarios de grandes ganaderías no usan toros reproductores. Ellos instalaron sus propios equipos de inseminación y allí realizan el mejoramiento del ganado.

Son los casos de Mario Mancino, José Gutiérrez, Darío Sanamiego y Guillermo Villegas, quienes tiene hatos ganaderos en Loja y Gonzanamá. Allí producen en promedio 800 litros diarios de leche.

La mayor parte de los criadores fueron asesorados por la UNL y otros se capacitaron con la Asociación de Ganaderos de la Sierra y Oriente (Agso). La Asociación Provincial de Ganaderos de Loja también estableció una alianza con la universidad para impulsar la tecnología.

Nicolás Sánchez, presidente del gremio ganadero, afirmó que con el asesoramiento de la UNL se ampliará la tecnología.

Manuel Quizhpe, de la comunidad indígena San Lucas, destaca que con la nueva tecnología se reducen los gastos en la compra y de mantenimiento de toros reproductores. “Desde hace dos años, he realizado tres inseminaciones”, dice. Aunque los resultados podrá evidenciarlos a partir de los cinco años, Quizhpe la prefiere a las montas naturales.

En la Quinta Punzara nacieron 39 crías hembras por inseminación artificial. Estas pertenecen a la universidad y sirven para determinar los resultados de la tecnología. Otras 211 crías se vendieron a ganaderos de Gonzanamá, Quilanga, Celica, Calvas, Saraguro y Zamora.

Los primeros ejemplares mejorados mostraron una mayor producción de leche. Quezada afirma que en la universidad la producción de una vaca criolla es de hasta cinco litros por día. “La de un mestizo mejorado es de 10 litros”. Agrega que una vaca, con el mejoramiento genético, produce hasta 25 litros.

En la Asociación de Ganaderos de Loja, se inseminan entre 15 y 20 animales por mes. Aquí y en la UNL las vacas que se inseminan son de raza criolla.

Sánchez explica que un ganadero puede mejorar sus vacas criollas con el uso del semen de un toro puro de cualquier parte del mundo. Explica que en el primer parto se mejora el 50%. Si el animal que nace es hembra y esta se vuelve a inseminar, se logra un 75% de pureza.

La raza fija la demanda

El precio de la inseminación es de USD 20 por animal preñado. La pajuela cuesta entre USD 5 y 100, dependiendo de la raza. La de mayor demanda en Loja es la Holstein.

La Asociación de Ganderos de Loja invirtió USD 2 000 en equipamiento y USD 6 000 en un stock de pajuelas.

En menor cantidad en los laboratorios se realiza el cruce de raza criolla con raza pura de Brown Suis y Jersey.

Un nuevo proyecto está en marcha en la Universidad de Loja. Allí se construye un centro de capacitación permanente para instruir a los ganaderos y propagar su utilización .

Fuente: Diario El Comercio

5 Comments