https://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=TWf9KrInXCw
Button Text! Submit original article and get paid. Find out More

Camino del Inca

Nuestros abuelos nos enseñaban que, los caminos de herradura difíciles de transportar en invierno y llenos de polvo en verano eran los que los llevaban hasta Piura, Tumbes y Sullana en piaras o turbas de semovientes que pernoctaban en lugares conocidos donde abrían fogatas al anocher para alimentarse.
Conozco de Celica a muchos octogenarios que hicieron su modo de vivir llevando panela y otros artículos del lugar y desde el Perú traían sal, kerosene, jabón y otros por el camino de Piedra Baule- Fray José, El Faique, Quilluzara, Saucillo – Zapotillo, hasta internarse en el norte peruano.
Eran tiempos muy duros contaba mi abuelo Olegario Torres Enríquez, quien desde la Comisaría Nacional o como edil del ayuntamiento celicano narraba esos dramas pero con la diferencia que fueron reales, porque los vivieron y hoy los revivimos.

En este régimen ancestral y socio económico de los nativos, no faltaron los comentarios de los celicanos Lolo y Franciso Poma, Luis Granda, Miguel Ramón, de Segundo Silva, entre otros valiosísimos ciudadanos y sus herederos muchos de ellos aún recorren a pie las comunidades de Mangahurco y Paletillas en esa batalla al tiempo de servir de postillón o correo intercantonal.
En Ecuador el camino del Inca comprende las provincias del Carchi, Cañar, Azuay y Loja, a través de segmentos que definen las fases de ejecución y los resultados bajo un proyecto impulsado por Ministerio Coordinador del Patrimonio Natural y Cultural y del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, y los gobiernos seccionales.
El Gobierno Provincial de Loja, suscribió el convenio original para iniciar la primera fase que integra la limpieza y monitorio de la flora y fauna del Camino en los cantones Espíndola y Quilanga cuyos trabajos conforme a criterios altamente técnicos y científicos concitan apoyo de la misma comunidad, para reconstruir un pasado de historia, de arqueología y Etnografia muy propias, no solo en los espacios de Espíndola y Quilanga sino en otros como Celica, Macará, Pindal, Zapotillo.

Por: Eduardo Torres Álvarez
Fuente: Diario La Hora

3 Comments