A punto de colapsar las vías en el sector sur-occidental deLoja

.
La situación de la fuerte época invernal que viene azotando sin tregua a la provincia de Loja viene, ocasionando serios inconvenientes en  las vías que conectan a importantes cantones de la frontera sur occidental.
En el tramo de la vía Catacocha  el Empalme ya cerca de  llegar a Lucarqui la tierra viene cediendo   a la intensidad de las lluvias  y el jueves 23 del presente mes y año un derrumbe imposibilitó por varias  horas el paso de los vehículos, hasta que llegó la maquinaria de la compañía  Hidalgo a habilitar el paso.
Pero uno de los tramos más peligros es el de El Empalme Celica Alamor, pues los derrumbes están a lo largo de la vía, la mañana mencionada, muchos vehículos tuvieron que esperar que las maquinarias del Cuerpo de Ingenieros del Ejercito limpie por ejemplo uno  de los derrumbes suscitado cerca del control militar de El Empalme, pero nuevamente conforme se avanza en el viaje se producen otros  por lo que la situación se complica sobre todo por la tránsito vehicular que les puede tomar hasta tres  horas poder cruzar desde El  Empalme a Celica, lo que normalmente se lo hace en media hora.
En este tramo las corrientes de agua vienen minando la calzada y se teme como están las cosas  que la  misma pueda colapsar   y la situación se tornaría  allí si, más grave. En unos casos son los propios conductores de vehículos y pasajeros los que tienen que ayudar en la limpieza  las vías para poder  culminar su viaje que se  viene convirtiendo en una odisea.
Perro el otro tramo Celica-puente de Mercadillo,  está ya casi intransitable y los vehículos solo los más atrevidos y de doble trasmisión al menos en horas de la mañana, se atreven a cruzarlo,  pues son considerables los tramos de la vía que soportan la presencia de derrumbes con  palos, arboles, piedras, y lodo que imposibilita el transito entrada la tarde y noche.  Pese a los esfuerzos de los miembros de la Compañía del Cuerpo de Ingenieros  que mantienen maquinaria  en el lugar la presencia de las lluvias causa estragos inesperadamente y la batalla de limpieza es durante todo el día.
En la parroquia Mercadillo  el desborde de la quebrada a la entrada de la misma ha interrumpido el paso desde Alamor,  por lo que se viene utilizando una vía antigua para cruzar el poblado. Desde  esta parroquia hacia la ciudad de Alamor la intensidad de las lluvias ha ocasionado que varias viviendas  se inunden de lodo,productos de los deslizamientos de tierra como ha ocurrido con la casa de don Francisco Granda en el sector de  Cango, que en días pasados soportó la presencia de una avalancha de tierra que destruyó su verja  e inundo el interior de su casa.

El tramo de la vía Alamor Pindal no tiene inconvenientes por el momento pues se puede ver maquinaria del  Cuerpo de ingenieros del Ejército haciendo el mantenimiento respectivo. La Vía Pindal-Pózul-Celica, donde en el mes pasado se la bachó con cascajo por parte del Consejo Provincial lamentablemente ha vuelto a quedar como estaba,  y los problemas  continúan sumados a la espesa neblina en el tramo Pózul-Celica  ocasionan problemas en el viaje, donde al menos no existen la presencia de derrumbes.
Esta vía es la que están utilizando los vehículos que vienen y van hacia la costa ecuatoriana pues  ante la imposibilidad de transitar por  Balsas, la han tomado  a esta vía  como alternativa por lo que son inmensas las filas de carros que transitan por este lugar.
Otra de las vías que soporta los efectos de las lluvias y las corrientes de agua que vienen cortando el paso, es la de  Celica-Cruzpamba-El Muerto donde a la altura del Zapallal  el día de ayer no había circulación. Interrupciones se vienen dando también diariamente en tramos de la  vía El Empalme-Macará (especialmente en la parroquia Larama), y por último la carreteraa  Macará-Zapotillo esta si abandonada a su suerte por parte del Gobierno local provincial, dado estas circunstancias y otros factores como la peligrosidad suscitada en esa vía, los conductores optan por tomar la ruta por Celica y Pindal.
Galo Humberto Córdova
.
.