Browsing all articles in Valores
Apr
22

Luis Ayala Torres en Radio “Integración” de Alamor

.

.

Ayala, foto 39

.

Luego de su destacada participación personal y la del Movimiento Político Cantonal “Fuerza Progresista” en las elecciones del 23 de febrero del 2014 el líder de esa agrupación social, Lic. Luis Ayala Torrres fue invitado por la estación hermana Radio “Integración” de la ciudad de Alamor para que brinde declaraciones luego de la dura jornada cívica.

Tengan por seguro celicanos que no se perdió – se manifestó en un aparte de la entrevista-, sino al ser la diferencia tan estrecha salieron a relucir oscuros intereses de conciudadanos que dieron la vuelta al resultado que anhelaba mayoritariamente nuestro pueblo, nos dimos cuenta de las cosas negativas he incluso quedaron expuestos oralmente los reclamos ante la propia Presidenta de la Junta Electoral de Loja, lastimosamente por fenecer el plazo (fue en época de carnaval) y otras circunstancias no se acogieron las pocas pruebas que en estos casos suelen dejar, más de nuestra parte se hizo el reclamo en la medida de lo posible.

Sobre el futuro político, manifestó que es un activista político y por lo tanto seguirá en un proceso de lucha y por eso no le mueve una candidatura sino una lucha por su cantón y por la humanidad toda. Se seguirá trabajando en la conformación política real de nuevos cuadros, es decir basado en los principios universales y esenciales del ser humano basado en valores porque conocemos que solo así habrá progreso, así habrá desarrollo y equidad; porque si somos gobernados por los mismos politiqueros de siempre que se reunen con la única intención de llegar al poder para seguir en ese saqueo histórico de los recursos del pueblo, eso es lo que condenamos y seguiremos luchando.

Sobre, el Movimiento Fuerza Progresista -manifestó- que llegó al cantón Celica para quedarse y su filosofía es la lucha en bien del desarrollo, se buscará a nuevos líderes, personas auténticas que se encausen en los ideales del pueblo dando oportunidades a personas con moral y con ética; evitando que los más audaces desde el punto de vista del oportunismo sigan mal gobernando a nuestro cantón.

He aquí en vídeo, parte de esa entrevista:

.

.

Econ. Oscar Mendoza Granda Mg, Sc.

.

.

.

.

.

.

 

 

 

Apr
20

Matilde Hidalgo de Procel, una mujer eterna (1.889 –1.974)

.

Como los genios del bien fuiste Matilde:

el alba que vislumbra el mundo,

adolescencia y juventud de odiseas plagada,

cenit de vencedora saboreando triunfos.

Con amor levantaste con ternura

a la  postergada mujer que no entendía

que  renunciar sus derechos es impropio

de quienes como tu debían ser…

luz, acción  y  vida.

Manuel Carrera

 .

Matilde 1

La hermosa librana, Matilde Hidalgo Navarro

  La mujer total latinoamericana no había nacido aún; el capullo de la rosa no abría sus corolas; ningún vientre había fecundado células con las características de la mujer rebelde, intuitiva, talentosa y bella. Esa suerte tuvo la feraz campiña lojana (parroquia Alamor, cantón Celica, provincia de Loja, república del Ecuador). Una humilde familia, a la que la pobreza de la mente jamás había tocado su puerta, tuvo ese privilegio el 29 de septiembre de 1889.

Matilde, última de siete hijos concebidos por los esposos Juan Manuel Hidalgo y Carmen Navarro; huérfana de padre antes de su nacimiento, su madre confeccionaba ropa para mantener el hogar. A ello se suma la extraordinaria influencia de Antonio, el primogénito, de ideas alfaristas y sueños de artista. Su familia partió a Loja donde Matilde cursó sus estudios primarios en la escuela “La Inmaculada” de las Hermanas de la Caridad. Apenas concluida su instrucción primaria, Matilde confesó a su familia su anhelo de continuar estudiando. A Antonio, que seguía de cerca los progresos liberales, se le ocurrió pedir matrícula en el colegio Bernardo Valdivieso. El rector, doctor Ángel Rubén Ojeda, reacio al principio por lo impropio del pedido, después de pensarlo accedió a disponer su ingreso.

Comenzó una etapa difícil: las puertas se cerraban estrepitosamente, y las madres prohibieron a sus hijas la amistad con Matilde. Su madre y hermano se plantaron firmes defendiendo a la niña, que osaba desarrollarse lo mismo que los hombres. Las retaliaciones a doña Carmen, por tener una hija que estudiaba para ser bachiller, llegaron a tal punto que la iglesia lojana obligó a su madre y, a través de ella, a su hija, a escuchar la misa dos pasos fuera del pórtico, triste recordatorio de una sociedad conservadora citadina.

Los profesores aceptaron a regañadientes el ingreso de Matilde al colegio, y los nuevos compañeros se mofaban, deteniéndose solamente ante la faz y el porte sereno de la rebelde adolescente. La madre superiora de La Inmaculada le dijo que era inaudito que estudie en un colegio que es para varones; que era un mal ejemplo para las niñas de Loja y, finalmente, le exigió que devuelva la cinta celeste que le habían dado como hija de María. Resignada ante la injusticia Matilde retornó el bien ganado trofeo a quienes, por exceso místico o ignorancia, reclamaban lo que antes dieron como premio al esfuerzo y al sacrificio.

“No obstante estos pequeños ejemplos de iniquidad humana, soportados por la obstinada infante, se graduó con la nota máxima y se convirtió en la primer bachiller del Ecuador, el 8 de octubre de 1913. Como la conversión de los sueños en realidades es lo que hace de los seres humanos comunes en especiales, logró ingresar a la universidad de Cuenca, donde recibió el título de licenciada en Medicina en el año 1920. El Dr. Honorato Vásquez, rector de la universidad, y el poeta más importante del momento aceptó su petición y brindó su apoyo, en momentos que se repetían los mismos episodios de su niñez, con la diferencia que ahora no era ni su tierra ni su gente, sino la prejuiciosa sociedad cuencana. Aquí nuevamente se impuso igual que ayer porque no había respuestas válidas para marginar a una mujer, que no sea el gélido conservadorismo de la época. Para el Dr. Vásquez, ella,  “la pajarilla de ala inquieta”, era el espíritu inquebrantable que había permitido a la universidad de Cuenca graduar de licenciada en Medicina a la primera mujer ecuatoriana. En 1923 Matilde rindió su grado de doctora en Medicina y se convirtió en la primera ciudadana de nuestro pais en conquistar este título. Aquí también apareció un nuevo personaje, el Dr. Isidro Ayora, insigne médico lojano que con espíritu solidario animó a Matilde.”[1]

Dos años después se casó con el abogado Fernando Procel, compañero de clases en el colegio Bernardo Valdivieso, cuyas relaciones se vieron interrumpidas por la prioridad del estudio. Los jóvenes esposos se fueron a vivir a Machala y no encontraron dificultades para abrirse paso, ella en el campo de la medicina y él en el poder judicial. Este hogar cristalizó sus sueños de felicidad al llegar sus dos hijos.

Estando por finalizar el período del presidente José Luis Tamayo se convocó a elecciones, y Matilde anunció que ella iba a votar. Logró ser inscrita en el Registro Electoral pero le informaron que para poder votar necesitaba su caso ser sometido a consulta ministerial. Afortunadamente el Consejo de Estado resolvió a su favor, y el 10 de mayo de 1924 Matilde Hidalgo se convirtió en la primera sufragante de América Latina. En 1949, obtuvo una beca para realizar una especialización en pediatría, neurología y  en Argentina; a su regreso al Ecuador, se dedicó a desarrollar obras sociales. La Dra. Matilde Hidalgo de Procel, desempeñó numerosos cargos siendo los más importantes los siguientes:

  • “Primera Concejal Principal del Municipio de Machala (1925).
  • Primera vicepresidenta del Consejo de Machala.
  • Subdirectora de la Junta de Asistencia Pública de El Oro (1926) y ad-honoren hasta 1934.
  • Vicerrectora del Colegio “9 de Octubre” de Machala (1937-1939).
  • Médica catedrática del Normal “Manuela Cañizares” de Quito (1939-1949).
  • Primera mujer candidata y primera Diputada Suplente por la Provincia de Loja (1941-1942) (elegida en comicios populares).
  • Primera congresista del Ecuador, elegida por votación popular.
  • Vicerrectora del Normal “Manuela Cañizares” (1942 a 1949).
  • Delegada de la Federación Médica del Ecuador al Primer Congreso de la Alianza Panamericana de Mujeres Médicas, reunida en México, D.F (1947).
  • Directora-fundadora del Comité de Damas de la Cruz Roja, provincial de El Oro (1954).
  • Vicepresidenta de la C de la Cultura Ecuatoriana.
  • Presidenta de Honor y Vitalicia de la Cruz Roja en El Oro. 

Los sueños sólo lo son cuando no hay tenacidad y valor para hacerlos realidad. Matilde Hidalgo Navarro conquistó sus sueños, merced a un espíritu inquebrantable para vencer adversidades. Pero era un ser humano, y como tal dueña de defectos y virtudes; débil ante el amor filial y carnal, ruda ante las injusticias que menudearon en el camino de su fulgurante vida. Dos hechos deben haber animado sus ilusiones:

  • Su experiencia en el hospital que atendían las madres de la caridad, al que ella apoyó como voluntaria siendo solo una niña, donde no se asustó ante la muerte de los pacientes y al contrario descubrió especial vocación para brindar amor a los moribundos, y constatar que sus manos y mente tenían la facultad de sanar.
  • La influencia de su hermano Antonio, que atento a los progresos del “indio” Alfaro, le comunicó que el año 1895 había autorizado a una mujer para que vaya a la Universidad de Guayaquil. Desde este momento supo que no habría poder humano que doblegue su espíritu y un día sería Doctora en Medicina. Su pasión por la Medicina le obligó a enfrentar un sinnúmero de rechazos, tanto de sus maestros como de sus compañeros, quienes le aconsejaban que aprenda cosas útiles para la mujer y que no se inmiscuya en lo que no le competía. Le hacían interrogantes como: ¿qué sería del mundo si las mujeres estudiaran? ¿Qué pasaría con el cuidado de los hijos en casa? ¿A dónde iría el proverbial respeto al hombre y el temor a Dios? Y ya en el plano médico le decían: los médicos lidiamos todos los días con la muerte y la sangre, se ha preguntado usted ¿Por qué no hay mujeres médicos? Pero no todo eran preguntas, había el descarado intento de hacerla desfallecer, de minimizar sus éxitos estudiantiles, de humillarla en su condición de mujer. Un día el rector de la universidad azuaya, el poeta Honorato Vásquez, para animarla le dijo: “A menudo el común de los mortales nos fijamos metas demasiado altas, a veces por vanidad, otras por desconocer nuestra capacidad, sus compañeros creen que éste es su caso. Usted tiene que esperar a que se acostumbren a su éxito y le perdonen por ello.”[2]
  • ·

Esta carta escrita a su novio Fernando Procel, desnuda su espíritu en un momento de crítica encrucijada:

  •           Mis penas también son las del proscrito,
  •           mi angustia, mi dolor, mi sufrimiento
  •           tienen algo de horrible, de infinito,
  •           que descifrar no puede el pensamiento,
  •           ni el mundo comprender jamás el grito
  •           que a veces yo intento lanzar a los espacios cual demente,
  •           y en un sepulcro hundirme eternamente,
  •           porque hoy aunque no vivo en extranjero suelo,
  •           en ajena patria, no, no es mío el suelo del Azuay,
  •           ni el plañidero murmurar de las olas de su río.

En su vida Matilde Hidalgo recibió una gran cantidad de homenajes, estímulos, pergaminos y condecoraciones, como reconocimiento a su valor de mujer, entre otros:

 

  • Condecoración “Al Mérito” por la Asistencia y Salud Pública;
  • Presea nacional “Al Mérito” en la Orden de Gran Oficial;
  • Condecoración nacional “Al Mérito” por servicios prestados otorgada por la Cruz Roja Ecuatoriana;
  • Condecoración nacional en la Orden de Gran Caballero, el más alto honor que el país ha concedido a una mujer.
  • La Organización de Estados Americanos a través de su Comisión Interamericana de Mujeres (CIM), le concedió Diploma Post-Morten (1978).”[3]

 

Cumplida su tarea más allá del común de los mortales, está mujer que iluminó con su luz la oscuridad mental de una sociedad en decadencia, se extinguió lejos de su pueblo natal, lejos de sus campiñas en la provincia de Loja. Falleció por un ataque de apoplejia, en la ciudad de Guayaquil el 24 de febrero de 1974, con su muerte quedó el pesar, aunque abrió las trochas para nuevos y prometedores futuros de las mujeres de nuestro país y del mundo. .

  • [1] Carrera, G. M. Ob. cit. p. 29-30.
  • [2] HCPL. 2004. Matilde Hidalgo de Procel, una mujer perenne e inmortal. Película.
  • [3] Morillo V. R. 1995. Mujeres estelares. p. 177.

Texto: Lic. Manuel Carrera Gallo

.

.

.

MATILDE HIDALGO NAVARRO DE PROCEL, AUTORA DEL HIMNO A CELICA .

CELIQUITA

.

Fue en sus época de estudiante, cuando esta joven, la primera alumna universitaria de nuestro país, que seguía la carrera de medicina en el Ecuador, en una de esas tardes, cogió la pluma y recordando la campiña de su cantón celicano, recordando su dura niñez, y tratando de apaciguar el dolor que le ofrece el suelo que no es su suelo y esquivándose del plañidero murmurar de las olas del río Tomebamba escribe con su puño y letra llenas de sublime civismo; para dejar impregnadas desde aquel momento, hoy más que nunca y por los siglos que le depare el destino a vuestro cantón Celica; estos versos enraizados en lo más profundo de nuestro palpitar celestial.

.

HIMNO A CELICA

(Tal como se lo canta en la actualidad)

.

  •           Salve, salve a la virgen andina
  •           reina augusta que el genio bendice
  •           celicanos con voz que eternice
  •           a la patria loemos sin fin;
  •           salve, salve a la virgen andina
  •           reina augusta que el genio bendice
  •           celicanos con voz que eternice
  •            a la patria loemos sin fin.
  •            A la patria, a la patria
  •            loemos sin fin.
  •            Reclinada la hermosa Celica
  •            del Pintor a su falda nevada,
  •           como Diosa en diamantes bañada
  •            se nos muestra a la puesta del sol,
  •            y su frente ceñida de rosas
  •            donde oculta su chispa la idea
  •            a la voz del clarín centellea
  •            cual  sonrisa del mismo arrebol.
  •            Y su frente ceñida de rosas
  •           donde oculta su chispa la idea
  •           a la voz del clarín centellea
  •          cual  sonrisa del mismo arrebol,
  •          cual sonrisa del mismo arrebol,
  •          del mismo arrebol, del mismo arrebol.
  •           Salve, salve a la virgen andina
  •           reina augusta que el genio bendice
  •           celicanos con voz que eternice
  •           a la patria loemos sin fin;
  •           salve, salve a la virgen andina
  •           reina augusta que el genio bendice
  •           celicanos con voz que eternice
  •           a la patria loemos sin fin;
  •           a la patria, a la patria
  •           loemos sin fin.

.

¡ VIVA CELICA !

  .

Edición: Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

            .

Apr
20

Fieles participaron en la procesión de Viernes Santo en Sabanilla

.

.

Sabanilla viernes 3

Estaciones

.

Este viernes 18 de abril se celebró la misa en memoria de la pasión y muerte de Jesucristo en la que participaron gran cantidad de feligreses.
.
Sabanilla, los actores
Actores
 .
Sabanilla, Magdalenas
Magdalenas
.
.
Luego del descendimiento se dio lugar a una concurrida procesión de Viernes Santo, gran cantidad de creyentes participaron en la procesión que recorrió varias calles de la ciudad donde se escenificaron cada una de las 14 estaciones que recuerdan el padecimiento de Jesús antes de ser crucificado.

.

Sabanilla 4

Crucifíquenlo, crucifíquenlo…

.

Texto y fotografías: Sabanilla Hermosa

Edición: Ec. Oscar Mendoza Granda

.

.

.

.

.

.

.

 

Apr
17

Fallece hoy célebre escritor colombiano, el Premio Nóbel de Literatura Gabriel García Márquez

.

.

gabriel-garcia-marquez-muere

.

A los 87 años de edad muere en México (17 de abril del 2.014) uno de los más grandes escritores de la lengua española, comparable con Miguel de Cervantes Saavedra.

El estado de salud de Gabo, Gabito, GGM o “el hijo del telegrafista”, nacido el 6 de marzo de 1927, había permanecido en secreto desde el 31 de marzo, cuando fue internado durante nueve días en el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán “debido a un cuadro de deshidratación, infección pulmonar y de vías urinarias”.

Fue dado de alta el 9 de abril y desde entonces su familia, su esposa Mercedes Barcha, a quien le dedicó todos sus libros, y sus hijos Rodrigo y Gonzalo, mantuvieron en secreto tanto el padecimiento como la gravedad que, se rumoró, se trataba de un resurgimiento de un cáncer linfático.

Ya desde 2012, cuando un hermano del autor reveló que desde 1999 presentaba síntomas del demencia senil, la atención estaba sobre la salud del autor de Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, La hojarasca, Doce cuentos peregrinos y El coronel no tiene quien le escriba, entre medio centenar de obras, la mayor parte convertidas en best sellers en todo el mundo.

La última aparición que García Márquez hizo fue el día de su cumpleaños 87, el 6 de marzo, cuando salió de su casa, en Jardines del Pedregal, a saludar a los periodistas.

García Márquez inició estudios de Derecho en Bogotá y trabajó en los diarios como El Universal, de Cartagena y El Espectador, de Bogotá, a partir de 1954. Al año siguiente publicó su primera novela La hojarasca, e inició también la publicación del Relato de un náufrago, un reportaje por entregas en El Espectador.

El Nobel colombiano había asimilado la influencia de autores como William Faulkner y Ernest Hemingway y a partir de entonces inició la creación de un universo personal que frecuentemente ha sido llamado “realismo mágico” a partir, incluso, de la sorpresa de lo cotidiano, como un coronel a quien su abuelo lo lleva a conocer el hielo.

A partir de 1960, junto con autores como el argentino Julio Cortázar, el mexicano Carlos Fuentes y el peruano Mario Vargas Llosa, conformó un movimiento literario llamado “El boom latinoamericano” que proyectó a las letras del continente en Europa y Estados Unidos.

García Márquez, presidente honorario de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, instaló su residencia en México a partir de los 60, y en 1967 publicó aquí Cien años de soledad, su obra más conocida, ubicada en Macondo, lugar inspirado en Aracataca y poblado de personajes que han dado la vuelta al mundo: Úrsula Iguarán, Mauricio Babilonia, Aureliano Buendía, Remedios la Bella o José Arcadio Buendía.

En 1972 ganó el Premio Rómulo Gallegos y desde que ganó el Nobel, en 1982, determinó no aceptar ninguno más. Recibió el Nobel con un discurso titulado “La soledad de América Latina”.

“Agradezco -dijo- a la Academia de Letras de Suecia el que me haya distinguido con un premio que me coloca junto a muchos de quienes orientaron y enriquecieron mis años de lector y de cotidiano celebrante de ese delirio sin apelación que es el oficio de escribir. Sus nombres y sus obras se me presentan hoy como sombras tutelares, pero también como el compromiso, a menudo agobiante, que se adquiere con este honor. Un duro honor que en ellos me pareció de simple justicia, pero que en mí entiendo como una más de esas lecciones con las que suele sorprendernos el destino, y que hacen más evidente nuestra condición de juguetes de un azar indescifrable, cuya única y desoladora recompensa, suelen ser, la mayoría de las veces, la incomprensión y el olvido”.

Después del Nobel publicó El amor en los tiempos del cólera, El general en su laberinto, Doce cuentos peregrinos, Del amor y otros demonios, sus memorias Vivir para contarla y Memoria de mis putas tristes, su última novela, en 2004.

En la primera parte de su autobiografía García Márquez, fallecido rodeado por su familia, relata el día, a sus tres o cuatro años, en que su abuelo, el general Nicolás Márquez, figura decisiva para su formación de escritor, lo llevó a conocer el mar.

“Mi abuelo me había llevado de la mano a través de aquel yermo ardiente, caminando de prisa y sin decirme para qué, y de pronto nos encontramos frente a una vasta extensión de aguas verdes con eructos de espuma, donde flotaba todo un mundo de gallinas ahogadas.

“-Es el mar-, me dijo.

“Desencantado, le pregunté que había en la otra orilla, y él me contestó sin dudarlo: “Del otro lado no hay orilla”.

A continuación les compartimos un video en homenaje a este grande de las letras latinoamericanas:

.

.

Texto, foto y video: http://www.gamatv.com.ec

Edición:  Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

Apr
17

El arrastre de Caudas, tradicional acto del Miércoles Santo en la Iglesia Catedral de Quito

.

Semana-Santa

.

La semana santa se vive fervientemente en Quito. Una de las tradiciones que en los últimos años se está dando mucho a conocer es el Arrastre de Caudas, ritual que tiene más de 400 años llevándose a cabo en la Catedral Metropolitana. Cada miércoles santo, las melodías fúnebres de Chipin, marcan el ritmo en la catedral para rendir homenaje a Jesucristo, el General Muerto. Acto católico de origen romano que solamente se lo celebra en la capital de los ecuatorianos, la franciscana ciudad de Quito.

.

.

Xavier Aguilar; (Econ. Oscar Mendoza)

ECOTEL TV; (CELICANOS ONLINE)

.

.

.

.

.

.

.

Apr
14

Particularidades tradicionales de Cruzpamba

.

.

 Pasando por Cruzpamba

.

Cada población encierra su propia idiosincrasia, de ahí que en su interior se guardan una serie de valores, costumbres, vivencias; los mismos que están enraizados a su convivir y por ser tan frecuentes consideramos que todos los tienen, no comprendiendo sus particularidades.

Estas particularidades son las que vemos quienes no conocemos y al ser novedad entra la curiosidad por conocer, por ser parte de estas vivencias; bajo este principio se mueve la industria del turismo.

Hoy se recoje el enlace de un video realizado por un cruzpambeño donde nos muestra la riqueza impregnada en un afiche en donde enseña las subjetividades de esta linda parroquia celicana. Disfrutemos.

.

.

Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

 

Apr
2

Eloy Alfaro, “el viejo luchador”, 1842 – 1912. “Morir por un ideal es la fascinación del destino de grandeza”

.

  • “…Cuentan quienes presenciaron el encuentro del
  • general con los indios, que Alfaro tenía los ojos rojos,
  •  por una mezcla de emoción viril y rabia histórica
  • ante las atrocidades que, una a una iban relatándole.
  • Agradecía en su fuero interno al obispo Schumacher,
  •  que en su cerval odio creó lo de Indio Alfaro,
  •  pues siempre las recibió como una medalla y no un escupitajo,
  •  igual que cuando le dijeron negro o cholo”.
  • Pedro Saad y Julio César de la Roche.

.

Eloy Alfaro Delgado

Este guerrillero y político tenaz, valiente y altivo, meditativo y reposado, de honda convicción y serenidad de juicio, agotó su fortuna protegiendo a los indios, a las mujeres, a los humildes y a sus compañeros revolucionarios. Anduvo siempre errante, fuera de su Patria, esperando, siempre esperando el triunfo de su doctrina, que lo era también de los hombres humildes del Ecuador.

El gestor de la única revolución social, política y económica, verdaderamente importante que se ha hecho hasta hoy en el Ecuador, es la de Eloy Alfaro Delgado. Nacido en Montecristi, Manabí, el 25 de junio de 1842, sus padres fueron el español Manuel Alfaro y la ecuatoriana Natividad Delgado. Su educación la recibió en su pueblo natal, demostrando con ello que el poder más grande del hombre, antes que en las aulas universitarias, radica en su mente y en su corazón.

El joven Alfaro se dedicó a la actividad comercial, pero las injusticias campantes en el país le obligaron a intervenir de lleno en la política. Como no se puede vencer sólo con el deseo de hacerlo, ingresó en el ejército, distinguiéndose por su aptitud al estudio en las diversas tácticas de guerra. Su otra cualidad innata fue el valor y arrojo temerario demostrado en todos los momentos de su agitada existencia.

Combatió al místico tirano García Moreno, a Borrero, a Veintimilla y a Caamaño, con sacrificio de su patrimonio en la adquisición de vituallas, uniformes y armas para la lucha, como el mejor émulo del Libertador Simón Bolívar, ganando como premio el destierro en varias ocasiones. A los 22 de edad organizó guerrillas contra las fuerzas de García Moreno; apenas sofocada la revuelta, los prisioneros fueron fusilados sobre la marcha, según el estilo particular del tirano. Alfaro escapó y pudo traspasar las fronteras patrias. El año 1865 fijó su residencia en Panamá y contrajo matrimonio con doña Ana Paredes y Arosemena.

Después de la muerte de García  Moreno sobrevino un caos, producido por el confuso estilo de gobierno del Presidente Antonio Borrero. Revisemos qué pasó: El nuevo presidente, antes de serlo había combatido la constitución antidemocrática de 1869; ya en el poder afirmó que gobernará precisamente con esta Constitución. Hizo público su menosprecio al conservadorismo garciano, lo mismo que al liberalismo urbinista que fuera el primero en apoyar su elección. Una entrevista entre Borrero y Montalvo acabó con mutua antipatía personal y política con ribetes de muerte.

Alfaro obtuvo brillantes triunfos en los combates de Galte y Los Molinos, al lado de las tropas de Ignacio de Veintimilla, que determinaron la caída de Borrero. Más tarde hizo la guerra a Veintimilla; fue vencido y tuvo que salir al destierro. Desde entonces Alfaro no volvió al país sino para asumir la Jefatura Suprema de Manabí y Esmeraldas, de 1882 a 1883, cuando se produjo el levantamiento nacional contra la dictadura de Ignacio de Veintimilla.

Por los servicios de Alfaro en las campañas de la restauración, la Asamblea Constituyente de 1884 le confirió el grado de General de la República. En esa misma Asamblea ya obtuvo algunos votos para la Presidencia Constitucional. Luego, mientras José María Plácido Caamaño dominaba y perseguía con dureza a las montoneras alfaristas, Eloy Alfaro conspiró activamente y en las provincias del Guayas, Los Ríos, Manabí y Esmeraldas se levantaron montoneras, destacándose la acción personal de Alfaro y de partidarios o hermanos suyos.

El 5 de junio de 1895, el pronunciamiento popular de Guayaquil dio por terminado el régimen legal existente y decidieron nombrar Jefe Supremo de la República, y General en Jefe del Ejército, al benemérito General don Eloy Alfaro Delgado. Pocos días después desde Managua acudió al llamado de Guayaquil, en medio de grandes aclamaciones. Invitó a la paz y la concordia, pero el gobierno interino de don Vicente Lucio Salazar, apoyado con fuerzas del conservadorismo extremista, organizó la resistencia a la revolución, bajo la experta dirección del general José María Sarasti.

Parecía imposible vencerlos, pero el valor y pericia del Viejo Luchador se sobrepusieron en los campos de San Miguel de Chimbo, de Gatazo y Socabón. La fuerzas alfaristas destrozaron a los batallones del gobierno. Alfaro pudo entonces entrar libremente en la capital de la República y dar inicio a la refundación del país.

El 4 de septiembre de 1895 Quito amaneció en medio de una gran expectación. Era el día señalado para la entrada triunfal del General Eloy Alfaro: “La curiosidad, la duda, el temor, el espanto se asomaban a los ojos desorbitados de las gentes. Pero cuando en medio de la comitiva que ascendía por la calle del Mesón vieron la figura apacible del viejo luchador con la blancura de su barba en el bronce de su tez. Cuando miraron que el hereje, el masón, nada tenía de monstruo infernal, la angustia se trocó en perplejidad primero y luego en confianza y entusiasmo, y a poco, el grito de ¡Viva Alfaro! vibraba en el ambiente temblón de la ciudad sobrecogida”. (G. A. Jácome)

Quito recibió a Eloy Alfaro en la Plaza de Santo Domingo. Allí, al pie de la estatua del Mariscal Sucre, Luis Felipe Borja, a nombre de Quito y por encargo del directorio liberal, presentó el saludo al viejo luchador con éstas, sus primeras palabras: “El partido Liberal os exige paz, mas no la paz cuyo lúgubre silencio sólo se interrumpe por el rechinar de las cadenas y el gemir de las víctimas, ni la de la esclavitud y el cadalso, sino la paz de la generosidad y el perdón, la bienhechora paz de cuyo fecundo seno brotan las artes y las ciencias, la que resuena en los certámenes de la inteligencia y el trabajo”.

El primer gobierno de Eloy Alfaro se desarrolló en dos etapas: la una, la de la Jefatura Suprema, desde su proclamación hasta 1896, en que se reunió la Asamblea Nacional Constituyente. Y la segunda, como Presidente Constitucional de la República elegido por dicha Asamblea. Gobierno que fue de 1897 a 1901. En este primer gobierno las principales preocupaciones del Presidente fueron: Las luchas contra la reacción conservadora, la lucha interna en su partido, la nueva organización política, la construcción del ferrocarril trasandino, y los problemas sociales y de difusión de la cultura.

Con los mejores auspicios se inició el gobierno. Pero la revolución, en su período de gestación, dio margen para las primeras violencias. Uno de los que se llevaron serios disgustos fue precisamente el Dr. Luis Felipe Borja, quien el 10 de octubre de 1895 ya tuvo que utilizar su habilidad política para salvar del patíbulo a dos militares caídos en desgracia, supuestamente por conspirar contra el Consejo de Ministros del Gobierno. Por otro lado, surgió en el país una casta militar. Se improvisaron coroneles y generales. Y hubo una lluvia de estrellas, para contentar a unos cuantos guerrilleros que reclamaban recompensa por los servicios prestados a la causa. El clero, atacado en sus más caros intereses, se alió a las huestes conservadoras para conspirar contra el Gobierno. Los flamantes generales y coroneles se encargaron de la terrible represión. La serie de retaliaciones fue larga y poco gloriosa para el régimen alfarista.

En este ambiente de pugnacidad y conmoción el estadista tuvo que emprender en la obra constructiva con que debía justificar la transformación política. El ferrocarril de Guayaquil a Quito, que constituía una aspiración para los grandes políticos ecuatorianos de la época, fue la primera obra a impulsar, luego de los pocos kilómetros construidos por García Moreno. En esta administración se produjo el hallazgo de los restos mortales del vencedor del Pichincha y gran Mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre. Ahora se encuentran en la Catedral Metropolitana de la Ciudad, donde se los guarda y venera respetuosamente.

  •  Mejoró la recaudación fiscal, de 5 a 20 millones, con lo cual mejoró los sueldos y pagó parte de la deuda externa.
  • Decretó la abolición de algunas contribuciones a los indios.
  • Incorporó a la mujer a la vida pública, dándole iguales derechos que el hombre, pudiendo incluso  desempeñar cargos públicos.
  • Implantó el laicismo en el Ecuador.
  • Organizó mejor la enseñanza universitaria.
  • Fundó el colegio Nacional Mejía de Quito en 1897.
  • Fundó los colegios normales Manuela Cañizares y Juan Montalvo de Quito, y el colegio Simón Bolívar de Tulcán.
  • Envió profesores y militares a capacitarse en el exterior, para profesionalizar estos dos importantes segmentos de la cultura ecuatoriana.
  • Fundó el actual colegio Militar Eloy Alfaro.
  • Reorganizó el desaparecido Conservatorio de Música.
  • En el aspecto social desaparecieron los privilegios de militares y eclesiásticos.

Al finalizar su primer período constitucional el 31 de agosto de 1901, el Ecuador era un país en franco desarrollo; Alfaro había cumplido su tarea, pese a la beligerante oposición.

Terminado el gobierno de Alfaro le sucedió el General Leonidas Plaza Gutiérrez y a éste el señor Lizardo García, que duró apenas cuatro meses. En el año nuevo de 1906, encontrándose en plena fiesta, recibió un intempestivo telegrama del Jefe de la Guarnición Militar de Riobamba, que decía así: “… el señor García había dejado de ser Presidente de la República, porque las tropas de su mando habían proclamado la Jefatura Suprema del General Eloy Alfaro”. No obstante el pronunciamiento de Riobamba y la adhesión de los demás cuarteles del País, el presidente Lizardo García resistió, y de Quito envió tropas leales y juventud amiga al encuentro de los “traidores alfaristas”.

El principal encuentro ocurrió en los campos de Chasqui, donde se observó uno de los más interesantes episodios de la guerra civil ecuatoriana. A los pocos minutos de tiroteo, varias de esas “tropas leales” del Presidente García, se pasaban al campo enemigo, dando vivas a la revuelta. Triunfante Eloy Alfaro entró por segunda vez a la capital para ejercer un nuevo período de gobierno. El 23 de diciembre de ese mismo año se expidió la nueva Constitución. Era la número 12 y Alfaro accedió a su segundo mandato constitucional, y en esta vez las reformas liberales fueron más desembozadas, abiertas y frontales.

Cinco años antes, en 1905, a fin de arreglar la situación limítrofe con el Perú, el Rey de España comisionó a don Ramón Menéndez Pidal, quien luego de varias entrevistas con las autoridades, llevó su informe al Rey. En 1910 se iba a dictar el laudo arbitral por el Rey de España Alfonso XII, en forma desfavorable a nuestra integridad territorial. Alfaro protestó enérgicamente, con ello el fantasma de la guerra estaba a la vista, pero a nadie le faltó valor y coraje. Los soldados estuvieron muy cerca de la vanguardia enemiga. El Perú ante esta decisión se amilanó y finalmente aceptó la intervención mediadora de varios gobiernos sudamericanos que evitaron el caos de la guerra.

El General Eloy Alfaro, próximo a concluir su segundo mandato, hizo una campaña electoral a favor de su coideario Emilio Estrada, el candidato oficial ganó las elecciones, pero surgieron discrepancias entre los amigos, que pusieron al descubierto cierto maniqueísmo. El pueblo descubrió estas argucias, salió iracundo a las calles y obligó al General Alfaro a dimitir del poder el 11 de agosto de 1911. Partió junto a su familia a Panamá, prometiendo no participar en la política nacional, al menos por el año inmediato.

Los graves problemas políticos que tuvo que enfrentar el señor Emilio Estrada empeoraron su  grave afección cardiaca. Al trasladarse a Guayaquil en busca de tratamiento especializado falleció en el puerto principal el 21 de diciembre de 1911; quedando encargado del poder su vicepresidente, doctor Carlos Freire Zaldumbide. La muerte del presidente Estrada trajo consigo disturbios armados en Esmeraldas y Guayaquil, encabezados por los generales Flavio Alfaro y Pedro J. Montero, quienes llamaron de urgencia a Panamá al general Eloy Alfaro, el que presto acudió.

El encargado del poder, doctor Carlos Freire, ordenó a los generales Leonidas Plaza Gutiérrez y Julio Andrade que repriman a los revoltosos. Estalló entonces la guerra civil, y con ello los sangrientos combates entre ecuatorianos en Yaguachi, Naranjito y Huigra. Combates que arrojaron más de dos mil víctimas. Los revolucionarios en esta vez fueron vencidos y tomados prisioneros los generales Eloy Alfaro, Pedro J. Montero, Flavio y Medardo Alfaro, Ulpiano Páez, Manuel Serrano y el escritor Luciano Coral, entre otros. El Gobierno envió a Guayaquil al general Juan Francisco Navarro, ministro de guerra, para que organice el juzgamiento. Éste comenzó con el general Pedro J. Montero; el pueblo enfurecido se arrojó contra la guardia, lo asesinaron y arrojaron por la ventana de la Gobernación. No contentos con ello, descuartizaron su cadáver y lo arrastraron por la Plaza de San Francisco el 25 de enero de 1912. Fue entonces necesario trasladarlos a Quito a los otros presos en secreto, al parecer haciendo lo humanamente posible por salvar sus vidas.

Eloy Alfaro sabía la muerte que le esperaba, por eso en Durán dijo a los captores: “…Y, por qué no nos fusilan aquí?”

Como es poco menos que imposible narrar el luctuoso acontecimiento de la muerte del general Eloy Alfaro, sin incurrir en errores de discernimiento, debo salirme del esquema previsto y permitir que sean las plumas de Alfredo Pareja Diezcanseco, Pedro A. Saad Herrería y Julio César de la Roche, quienes nos regalen su pintura y lectura correcta del nefasto suceso que enluta a los ecuatorianos demócratas de todos los tiempos:

“… Duelen estas páginas de nuestra historia… están llenas de sangre, de vergüenza, de humillación. Las más elementales garantías humanas fueron rotas. Los peores instintos quedaron en liber­tad. El pudor político, la regla civilizada, la generosidad del vencedor, la reputación de la República, el honor militar, la norma ética…  to­do, todo cayó arrastrado por el torrente de la barbarie”.

Hacia el mediodía, llevados desde Guayaquil llegaron los presos a Quito, y fueron conducidos al panóptico.

Don José Peralta cuenta lo ocurrido: …”Llegado el general Eloy Alfaro a la celdilla que le habían pre­parado, pidió algo en qué sentar­se, aunque no fuese sino un cajón, y no habiendo sido atendida su petición, tendióse sobre el desnu­do y polvoriento suelo, y arrimó la cabeza contra el muro. En seguida, dirigiéndose a un oficial le dijo: ”quiero que me acompañe Medardo o Páez, para que no se me calumnie después de muerto.

“El ilustre anciano creía que los verdugos se contentarían con una sola víctima, y quería un testi­go que relatase lo acontecido en sus últimos momentos, que certifi­case que había caído como los an­tiguos héroes de Grecia y Roma, envuelto en su dignidad como único y brillante sudario. Pero se había decidido sumar escarnio al crimen, y el Viejo Luchador, ya inerme y derrotado en su afán de mediador, fue privado incluso de sus pertenencias íntimas.”[1]

Un opositor veraz, Wilfrido Loor, lo reconoce…”Las prendas de Eloy Alfaro se repartieron así: el chaleco blanco y el reloj de oro fueron toma­dos por Miguel Flores. El bastón de oro con su monograma, por Cevallos. El sombrero, por Francisco Naranjo, y uno de los broches de la camisa por Tobías Negrete. El reloj y el broche fueron vendidos en 50 y en 8 sucres, res­pectivamente, al director del Pe­nal”.

Todo estaba listo para la brutal orgía de sangre, que había sido an­ticipada el 18 de este mes con el arrastre de Belisario Torres en la capital y con el asesinato del gene­ral Montero en Guayaquil el jueves 25.

El ilustrísimo González Suárez, quien no se atrevió a intervenir, agrega… “El pueblo fue instigado eficazmente con antelación. El do­mingo 28 de enero de 1912 el panóptico fue invadido, no sólo por la puerta, sino por los muros laterales y los muros traseros del edificio. ¿Pudo defenderse la cárcel? ¿Pudieron preservarse siquiera los rudimentos de la legalidad?…”

El  historiador  Pareja  da  su  opi­nión…”El panóptico pudo haberse defendido fácilmente. Es una for­taleza. Mas, todo estuvo preparado para el asalto macabro…”Al grito de ¡Viva la Religión! y ¡Mueran los Masones! se celebró el satánico sacrificio.”[2]

Con el ruido se levantó don Eloy e increpó a los soldados. El cochero del gobierno, un tal José Cevallos, lo golpeó, y luego le dis­paró un tiro en la frente. Cayó el anciano. El general Ulpiano Páez, con una pistola que había logrado ocultar en su bota, quiso vengar a don Eloy y mató a un soldado, de­fendiéndose luego, hasta que per­dió la vida.

Flavio Alfaro también luchó como pudo, agarrándose a la ba­randa de hierro, pero le punzaron los dedos con puñales, y lo lanzaron de lo alto al pavimento.

Al periodista Luciano Coral (para que no hables más, hereje) -amarrado, y mientras hacía movimientos desesperados con los  ojos- le cortaron la lengua.

Y todos: don Eloy, Medardo, Flavio, Páez, Serrano, Coral, des­nudos, robados, enrojecidos de puñaladas, unos todavía con aliento, otros ya con el vidrio de la muerte en la mirada, fueron arras­trados con sogas, al grito ululante de los posesos, de las carcajadas diabólicas, del clamor bestial del hartazgo, hasta El Ejido, donde se alzó la pira.

Bailaron allí los caníbales, se lanzaron unos a otros los miembros a pedazos; apararon en el aire los órganos viriles de aquellos “herejes”; se disputaron huesos y carnes. Lamieron la sangre de los puñales, alzaron las voces enron­quecidas en el goce de lúbricos y primitivos ritos de carnicería”.

El visitante colombiano Manuel de Jesús Andrade estuvo presente, él cuenta que… “un chiquillo o chacalín hacía flamear, en asta im­provisada, la quijada con la blanca barba del general Eloy Alfaro. Es­pantosos los cadáveres, literalmente cosidos a puñaladas, descuarti­zados órgano por órgano, chorrea­dos los intestinos… “.

Cuenta Peralta que a las siete de la noche, mientras “… bandadas de perros lamían aún la sangre de las víctimas o roían sus tostados huesos, el gobierno celebraba la horrible matanza con música: las bandas militares acudieron por la noche a la Plaza de la Independen­cia, e insultaron la consternación pública con las más alegres tocatas”.

El colombiano Andrade, testi­go casual de todos los hechos, no pudo contener sus furias… “¡Lástima que no llueva fuego del cielo! ¡Lástima que Dios ya no se aire! ¿O es que dormía Dios, arrullado por la orgía en que fue­ron victimados los seis prisione­ros? ¿Fuéle grata la fiesta que tuvo por remate la incineración de los cadáveres? Dios, católico, apostóli­co, quiteño… ¿Hay algo igual en ferocidad consciente en la Histo­ria de tu Humanidad?”

Con la vergüenza que debe ha­cer renacer la esperanza hemos de poner fin a este relato de cómo ter­minó un hermoso capítulo de la Historia de la Libertad”. El  doctor Pío Jaramillo Alvarado bien anota: “Sus propios enemigos le dieron la consagración suprema, morir por un ideal es la fascinación del destino de grandeza”.

Los montoneros de Alfaro, Guayaquil 1883


[1] Expreso. 1994. Mataron a Alfaro. Expreso. p. 30

[2] Pareja Diezcanseco, A. La hoguera bárbara II. p. 237

.

  • Texto: Lic. Manuel Carrera Gallo

.

INFORMACIÓN EN VÍDEO

En el año 2012 se conmemoró el centenario de la muerte de Eloy Alfaro, uno de los próceres más sobresaliente de Ecuador y quien contribuyó notablemente al desarrollo económico y social de su país.
El líder independentista, recordado también como el Viejo Luchador, murió el 28 de enero de 1912, el hombre que hizo de Ecuador una ciudad más moderna, irónicamente fue quemado en la hoguera después de recibir una bala en la cabeza y ser arrastrado por la ciudad.
Eloy Alfaro fue presidente de Ecuador durante dos períodos, entre 1897 a 1901 y 1906 a 1911, pero sin duda su segundo mandato lo inscribió en la historia como un hombre de pensamiento avanzado. Su legado más importante se considera la defensa de los valores democráticos, la unidad nacional y la integridad territorial del Ecuador

El periodismo cubano, Cuba Hoy, al cumplirse el centenario de su fallecimiento creó un vídeo donde nos narra en resumen la vida y muerte de don Eloy Alfaro, este noble e insigne ciudadano ecuatoriano, hoy recogemos el enlace y se invita a observarlo:

.

.

  • Edición: Ec. Oscar Mendoza Mg. Sc.

  .

.

.

.

.

.

Mar
30

Puede ser grande “Emelec”, pero a “El Nacional” se lo respeta

.

.

El Nacional, escudo

.
Emelec perdió este domingo por primera vez en la temporada, a manos de El Nacional, justamente el equipo que lo superó por última vez en el Campeonato Ecuatoriano de Fútbol del año pasado, el 14 de septiembre del 2.013 cuando el jugador Edson Montaño con dos cabezazos doblegó las  mallas del arco eléctrico en el propio estadio Capwell de Guayaquil.

Fueron 21 fechas que se mantuvo invicto el cuadro guayaquileño, más, Pablo Palacios (59′) y Carlos Tenorio (69′) marcaron los goles para la victoria 2-0 de El Nacional ante Emelec, partido jugado por la undécima jornada de la Copa Pílsener. Con este resultado El Nacional terminó con ese invicto en el campeonato Ecuatoriano de Fútbol; la gente azul pensaba superar el cotejo de hoy y soñaba romper el record que tiene el Club Deportivo “El Nacional” cual es no haber perdido en 26 fechas consecutivas en los campeonatos ecuatorianos de fútbol, pero se quedó solo en sueños por cuanto este record militar continuará siendo de propiedad y hegemonía criolla por muchos años más.

.

festejo_nacho(1).

Esta vez (30-03-2014), los azules, que pese a la derrota por 2-0 siguen como líderes del Campeonato Ecuatoriano de Fútbol, no pudieron con El Nacional, logrando “El Nachito” su quinta victoria del año. “Tengo que felicitar a El Nacional porque nos ganó y aprovechó nuestros errores”, dijo el técnico de los millonarios Gustavo Quinteros tras el encuentro.

El compromiso entre militares y eléctricos fue intenso desde los primeros minutos con los dos equipos buscando el arco rival; el primer tiempo fue parejo, más en el segundo con la entrada de Tito Valencia y cambios estratégicos al andar por parte del DT Carlos Sevilla permitieron dar profundidad a los criollos y llevarse la victoria.

.

El Nacional, celebrando

.

LOS GOLES:

Palacios venció la portería de Dreer en el minuto 57, cuando recibió un centro de Tito Valencia desde la derecha y con potencia ejecutó un derechazo (1-0).

Valencia volvió a ser clave para el segundo gol, pues fue derribado en una incursión en el área, lo que terminó en penal. Carlos Tenorio lo cobró en el minuto 69 y amplió la ventaja roja (2-0).

.

.

Luego vino el lamento y la calentura de los del bombillo quienes recibieron algunas amarillas y dos expulsiones (Achilier y el DT. Quintreros).

.

Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

.

Mar
23

Federico González Suárez, sacerdote patriota del Ecuador. (1.844 – 1.917)

.

-

  •   “Si el Ecuador debe desaparecer  -dijo entonces-
  • que así sea; pero no enredado entre los hilos diplomáticos,
  • sino en los campos del honor, al aire libre,
  • con el arma al brazo. No lo arrastrará a la guerra
  • la codicia, sino el honor”.

González Suárez

Federico Gonzalez S.

“No parecía un Obispo. Más se hubiese dicho un caudillo renacentista, dispuesto a mantener la autono­mía de su pequeña ciudad fren­te a los embates del Gobierno. Tampoco parecía un defensor del statu quo, que es la penosa imagen que nos ha dejado la iglesia católica en el ejercicio de su poder espiritual a lo largo de si­glos. Más parecía un guerrillero, soliviantado de ánimos y subversor de costumbres, dispuesto a denunciar a sus propios cofra­des, documentos en ristre, y no a acusar a unos pobres inocen­tes, como se había venido ha­ciendo. Y mucho menos parecía alguien cuyo reino fuese de otro mundo, porque se consagró al estudio del pasado muy terre­nal y mundano de su Patria, no para exaltar los supuestos valo­res éticos de haber producido unas beatas, sino los muy con­cretos valores históricos, de ha­ber engendrado una dignidad de país chico.”[1]

Como quiera que se lo juz­gue, este ilustre historiador, Monseñor Federico González Suárez, nació en la ciudad de Quito el 12 de abril de 1844. Fue su padre el señor Manuel María González, de origen colombiano, y su madre la señora Mercedes Suárez, hija de un comerciante. Federico era el único hijo de la familia. Como ocurre con el acero cuando hay que forjarlo, la vida le puso por delante cuanta traba podía ima­ginar. Apenas tenía tres años de edad cuando su padre, conven­cido de haber contraído la le­pra, y no queriendo contagiar a su familia, marchó a Colombia para jamás volver, dejándolos en la miseria.

La familia González Suárez tenía como único patrimonio una pequeña casita, en el tradicional barrio de la calle Flores, donde ahora se exhibe una placa recordatoria, inaugurada en memoria del lugar de nacimiento del ilustre historiador. El pequeño Federico, de naturaleza enfermiza y débil físico, se vio aquejado por va­rias enfermedades que, en me­dio de la pobreza, sólo pudie­ron sanar a medias, teniendo que suspender sus estudios en va­rias ocasiones.

Añadiremos, sin lugar a equivocarnos, que en su tierna infancia González Suárez fue socorrido por el Obispo de Quito, Monseñor Francisco Javier Garaicoa, quien humanitariamente apoyaba la semidesnudez y la precaria salud de aquel niño desnutrido y famélico. Para que aprenda los rudimentos de la lectura su madre lo matriculó en la escuela de los Franciscanos, que era solventada por el Estado, de donde se retiró afectado por una enfermedad que lo mantuvo postrado por varios meses. Restablecido, ingresó a la escuela de Santo Domingo, a donde asistían alumnos acomodados, por lo que tuvo que sufrir el discrimen propio de nuestra sociedad, lacra que no nos abandona desgraciadamente hasta nuestros días.

Concluidos sus estudios en la escuela de Santo Domingo ingresó a la secundaria, donde estudió Retórica y Gramática Latina durante tres años consecutivos, con los mejores profesores de la época. En la universidad estudió: Cosmografía, Filosofía, Física, Geografía y Geopolítica. Las raíces del saber humano iban calando muy hondo en el espíritu del abnegado estudiante. Los conceptos filosóficos de Balmes, los históricos del Padre Juan de Velasco, y las enseñanzas de admirables profesores, animaron vigorosamente un espíritu emprendedor autodidacto, que tuvo como principios la humildad y la constancia.

Federico González Suárez, el 12 de octubre de 1866, a los 22 años de edad, ingresó en la  Compañía de Jesús, y por propia boca expuso: “Ingreso sin vocación para el estado religioso”. Publicó su primer estudio “La poesía en América” recién a los 27 años de edad. Y enton­ces, como si se hubiese abierto un dique, lo siguieron otros tra­bajos de análisis literario, y so­bre temas que no podían despa­charse en sólo dos semanas de lecturas apresuradas, como un “Estudio sobre Virgilio”, al que siguió el “Estudio de la poesía épica cristiana. De pronto, sin que nunca se aclararan los motivos, Federico dejó la Compañía de Jesús hacia 1872.

El clero secular lo acogió con un beneplácito que hizo violar las reglas, pues Mons. Remigio Estévez, Obispo de Cuenca, lo declaró Subdiácono el 4 de agosto. Diácono el 11, Presbítero el 18, y para el 19 de agosto fue ordenado sacerdote, debutando como sacerdote y su primera misa el 22, en la capilla privada de quien pronto sería Presidente de la República, don Antonio Borrero.

Nunca fue un “modelo” de cura, si por tal se entiende la hipocresía vestida de sotana. Años después deordenado, mientras realizaba excavaciones arqueológicas en Manabí, el ultramontano obispo Schumacher lo acusó de abandonar sus deberes sacerdotales. Dijo que no daba su misa diaria de rigor por andar estudiando cosas de los indios paganos. En uno de sus pocos rasgos de buen hu­mor e ironía, Federico le res­pondió que sufría del estóma­go y que el vino de consagrar le producía agrieras. Y siguió con sus excavaciones.

Lo odiaban. Su penetrante intelecto, que armonizaba con una casi increíble capacidad de trabajo, ponía en evidencia la mediocridad de los unos o la vagancia de los otros, en un país donde rara vez se han uni­do laboriosidad y talento. Y ese odio se acrecentó cuando inició la publicación de su inmortal “Historia General de la República del Ecuador” y puso el dedo sobre las llagas, las pústulas y lepras de la sociedad colonial, incluyendo a los togados.

Nunca pudieron negar lo que el historiador afirmaba con documentos, y se limitaron a acusarlo de traición y a afirmar que había cosas que el vulgo no debía conocer. Apelaron entonces a Ro­ma para descalificarlo, pero la sede pontificia respaldó al sa­bio. Sin embargo, con el aval del propio Papa se las ingeniaron para impedir su posesión como Obispo de Ibarra, cargo para el que fue nominado en 1893, pe­ro que sólo pudo asumir tres años más tarde. Ya no lo acusaban de impie­dad. Ahora lo tildaban de libe­ral, en una época que veía al país ensangrentado en la pugna entre godos, curuchupas y  radi­cales come curas.

Visto a la distancia, no es tan fácil ubicarlo en uno de los campos contendientes. Curuchupa no fue. Cuando murió García Moreno, 6 de agosto de 1875, comenzó su ser­món diciendo “yo no pertenecí a su partido político”, lo que provocó serios disturbios, e in­cluso una agresión a su madre. Mucho después, en 1896, siendo ya Obispo de Ibarra, recibió un llamado de los godos traidores, que habían ido a Colombia a unirse con los conservadores de ese país contra los liberales del suyo propio, y que firmaban sus escritos “Dios y Patria”. González Suárez respondió de un modo inmortal: “Primero la Patria”, dijo, ante­poniéndola incluso a la divini­dad.

Cuando esto viene de un  obispo, sólo se puede admirar doblemente ese sentimiento patriótico que lo llevaría luego, durante el peligro fronterizo de 1910, a llamar a las armas y no a la supuesta “concordia” pastoral, que con tanta frecuencia han enmascarado la cobardía o la traición: “Si el Ecuador debe desaparecer -dijo entonces- que así sea; pero no enredado en los hilos diplomáticos, sino en los campos del honor, al aire libre, con el arma al brazo. No lo arrastrará a la guerra la codicia, sino el honor”. Y allí se vieron juntos, unidos por el amor al suelo natal, al obispo católico González Suárez y al masón liberal Eloy Alfaro. Juntos, porque cuando la nación peligra, toda pasión política debe acallarse y sólo quedan dos partidos: los patriotas y los traidores.

Como historiador Federico González Suárez fue un adelantado, como en tantas otras cosas. Rebuscó en todas las fuentes secundarias de su tiempo. Hurgó con delectación de mártir en los polvorientos archivos de las fuentes primarias y, finalmente cuando los datos no bastaron, realizó él mismo las excavaciones que lo podían conducir al hallazgo de los vestigios materiales del pasado.

Armonizó la prolijidad del dato y el estilo literario galano y limpio, objetividad y pasión, severidad y amor. Si la Patria es el camino recorrido por sus hijos, la nuestra ha avanzado mucho gracias a Monseñor Federico González Suárez. Transcurría el año 1914, el Arzobispo contaba ya con 70 años y aún no decaía en su trabajo, y publicó su obra “Metodología de Arqueología”. Más tarde fundó la “Sociedad Ecuatoriana de Estudios Históricos Americanos”, que con el transcurrir del tiempo se llamó “Academia Nacional de Historia”.

“Ya para principios de 1917 su salud estaba muy quebrantada, se conocía a sí mismo y sintió que le faltan las fuerzas, estaba próximo a morir. Su conciencia estaba limpia y tranquila. Estaba consciente que había cumplido hasta el último instante de su vida con el sagrado deber de servir a su Patria como hombre, y a su Dios y a su Iglesia como sacerdote. Pidió que sus funerales se hagan sin pompa y con la mayor sencillez; no deseaba coronas ni complicados ritos para su cadáver. Perdonó de corazón a sus enemigos y detractores, y, finalmente, rogó a sus amigos que trabajen por el bien de la  Patria.”[2]

La muerte de don Federico González Suárez, él sí “ilustrísimo”, por mérito propio y no por fórmula litúrgica, nos dejó huérfanos el sábado uno de diciembre de 1917. Su existencia se terminó sin apresuramiento. Vino pobre a la vida, y pobre se fue de esta vida. Para él primero fue la Patria y después su religión

.

[1] Expreso. 1994. Calendario histórico, Federico González Suárez. p. 30

[2] Freire H, M. Ob. cit. p. 118.

Lic. Manuel Carrera Gallo

.

.

SU LIDERAZGO

.

Al convertirse en sacerdote, el padre Federico comenzó a figurar en la vida pública nacional como hombre prestigioso por su saber, inteligencia, pluma y verbo oratorio, siendo notable su gran talento y habilidad política, condiciones que le permitirían alcanzar las más altas posiciones dentro de la Iglesia, y ejercer su poderosa influencia en la política y el Estado.

En 1878 fue elegido Diputado por la provincia del Azuay a la Convención de Ambato. Más tarde, en 1883 se estableció nuevamente en Quito donde combatió a la dictadura instaurada por el Gral. Ignacio de Veintimilla, y al tiempo que intervenía en la política su figura se fue haciendo muy respetada y temida por su intransigencia moral.

Nuevamente asistió como Senador al Congreso de 1892; el 14 de diciembre de 1.894, pese a las duras críticas en su contra, el Papa León XIII, lo escogió para ocupar el obispado de Riobamba y luego como Obispo de Ibarra de 1895 a 1905. En 1906 el Papa Pío X lo nombró Arzobispo de Quito, lugar desde el cual dirigió la iglesia ecuatoriana hasta su muerte.

A él se debe, no sin traumas, la despolitización del clero ecuatoriano, históricamente unido al partido Conservador; sin embargo, se mantuvo firme en las doctrinas de sus antecesores oponiéndose a las leyes que creía iban en contra de la Iglesia, como las del matrimonio civil, el registro civil, la libertad de cultos, el divorcio y el laicismo estatal, y en educación.

 .

INFORMACIÓN EN VÍDEO

.

Con el fin de afianzar más esta opinión de tan eminente ecuatoriano, se adjunta un vídeo que es una nota editorial brindada por el Dr. César Alarcón Costta en el canal RTU, cuyo mensaje expresa la labor cultural del Monseñor Federico González Suárez.

.

.

Edición: Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

.

.

 

Mar
18

Asesor Vial de la Presidencia informa que el 15 de abril se inicia construcción de las vías Celica – Cruzpamba – Y del Muerto y la Catamayo – Cariamanga – Macará

Este sector bello por su clima y naturaleza, parroquia Carlos Bustamante (Cruzpamba), espera la construcción de tan importante vía en post de su desarrollo

Este sector bello por su clima y naturaleza, parroquia Carlos Bustamante (Cruzpamba), espera la construcción de tan importante vía en bien de su desarrollo

.

En una rueda de prensa convocado por la Dirección Provincial de Transporte y Obras Públicas de Loja en la que estuvieron presentes además de su Director también el Asesor Vial de la Presidencia, el lojano Ing. Salvador Jaramillo Vivanco siendo este último quien informó que los estudios de dos vías se encuentran listos así como su financiamiento, los que se harán con créditos chinos,  estas dos obras añoradas por la población de nuestro cantón Celica en particular y de la provincia de Loja en general son la construcción en carpeta asfáltica de la carretera Celica, Cruzpamba, Y del Muerto, obra que se la espera realizar en un año; y, la reconstrucción de la vía Catamayo, Gonzanamá, Cariamanga, Sozoranga Macará en 3 años aproximadamente.

Para la primera se invertirán 12 millones de dólares mientras que para la segunda que une el eje sur-oriental lojano se invertirán la suma de 115 millones de dólares.

.

Celica bella.....

Desde Celica, gracias al esfuerzo de sus hijos, se ha impulsado una lucha en bien de la construcción de la Celica – Cruzpamba – Y del Muerto (Sabanilla), eje vial que interconectará a cuatro parroquias de nuestro celestial cantón

.

De otro lado el Director Provincial de esta dependencia vial manifestó que está en estudios la ampliación a cuatro carriles de lo que es la vía actual Catamayo Loja con sus rectificaciones y la reconstrucción a dos carriles de la vía antigua alterna La Y – Parque Eólico Villonaco – Loja.

Por último se informó que los estudios técnicos para la remodelación total del edificio donde funciona el Colegio Bernardo Valdivieso de la ciudad de Loja se encuentran listos y que el Gobierno invertirá 7 millones de dólares en su nueva construcción.

.

.

AMPLIANDO LA INFORMACIÓN:

Con el fin de ampliar la información, toda vez que esta noticia incumbe al desarrollo de nuestro maltratado cantón Celica recogemos lo redactado por el periódico oficial “El Ciudadano”, quien en su edición digital de hoy informa:

.

CRÉDITO CHINO PERMITIRÁ LA INTERVENCIÓN DE DOS IMPORTANTES PROYECTOS PARA LOJA

Loja.- Son 367 millones de dólares que el Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP) obtuvo de la República China, para la ejecución de proyectos viales a nivel del país, así lo anunció Israel Villavicencio García, Subsecretario Zonal 7 del MTOP, en compañía de Angel Paredes, Director provincial del MTOP Loja y Salvador Jaramillo, Asesor de la Presidencia de la República.

El Subsecretario manifestó que el “crédito chino” permitirá la intervención de dos importantes proyectos para la provincia de Loja como son las vías Catamayo – Gonzanamá – Sozoranga – Macará de 183,58 km. de longitud, y Celica – Cruzpamba “Y” del Muerto de 31.12 km.

De su parte, el Director Provincial de Loja en su explicación técnica, dijo que para la reconstrucción y mantenimiento del primer proyecto (Catamayo – Macará), se invertirá aproximadamente US$151´573.949,15, y 36 meses plazo para ejecutar la obra.

Los trabajos incluyen la construcción de pasos laterales en los cantones: Macará, Sozoranga, Cariamanga, Gonzanamá y el acceso a Nambacola; la rehabilitación de siete puentes; y la construcción de nueve puentes y 13 pasos peatonales.

También se refirió al segundo proyecto (Celica – “Y” del Muerto), el que se ejecutará con una inversión de US$12´803.471,63 y un plazo de 12 meses. La obra contempla los accesos a los sitios Patahuaico, Cunchinimi, Dominguillo, Shugsho, Acceso al coliseo de Cruzpamba, Patuco Chico, Escuela de Zapallal, barrio El Faique, Patuco Grande, Campinche y Ceibopamba.

Por otro lado, el Subsecretario Zonal 7 señaló: “Ambos proyectos, se enmarcan en el primer grupo del “crédito chino”. Las gestiones continúan y se aspira que en los próximos días se adjudique la vía Villonaco – El Cisne – Ambocas, que consta en el segundo grupo”.

De su parte Salvador Jaramillo dijo que con la ejecución de estas obras se generan fuentes de trabajo para las familias cercanas a las vías y se fortalece el sector productivo y económico de la provincia y de la región.

Finalmente, Villavicencio manifestó que se aspira que la empresa adjudicada para la construcción de los dos proyectos, inicie los trabajos en abril próximo.

 

Video: Claudia Román Galindo ECOTEL TV.

Edición: Econ. Mgs. Oscar Mendoza Granda

.

.

.

.

.

.

.

Mar
13

En MINAS, el compartir con la naturaleza es su alegría

.

IMG_3290

.

Si usted ingresa por la vía que conduce a Colay (vía Celica – Pózul) y recorre unos pocos kilómetros más abajo tendrá que mantenerse en alerta para encontrarse con un caserío llamado “Minas”, al preguntarle a sus ciudadanos sobre porqué este nombre, lo que supieron contestar es que se debe a una mina de piedra que existe en el sector.

Minas, mina

Lo anecdótico del caso es que si usted recorre esta vía que conduce a San Vicente (de Pózul), al pasar no se da cuenta de tal poblado, dado que tienen una exuberante naturaleza, perdiéndose en la vegetación sus casas y entrada vial.

IMG_3288

En un lugar alejado al caserío han construido su capilla

.

“Si somos bendecidos -manifiesta Manuel Vera- y usted según la temporada encuentra infinidad de frutas”, al tiempo que nos brindaba un canasto de naranjas.

Minas, pobladores

.

IMG_3299

Dejamos la amabilidad y sencillez de su gente, la alegría de los jóvenes quienes en el único lugar despejado que es una polvorosa cancha queman sus jóvenes energías jugando “fútbol”, a su azulada mina y esa naturaleza realmente mágica.

IMG_3283

.

Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

 

Mar
8

8 de marzo, Día Internacional de la Mujer

.

Feminista-_Día_Internacional_de_la_Mujer

.

La fecha del 8 de marzo data desde 1977 cuando la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas proclama a esta fecha como el “Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional”, aunque esta fecha no es el inicio de una lucha de las feministas por la igualdad con el hombre y su desarrollo integro como ser humano sino que por ejemplo en 1911 en los países nórdicos se dio una primera convocatoria para celebrar esta fiesta reinvindicatoria, siendo ahora fiesta nacional en algunos países.

.

EL FEMINISMO EN EL ESTUDIO CIENTÍFICO

El gran aliado teórico para esta celebración es el libro titulado “El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado” de Friedrich Engels, publicado en 1884 obra que aborda temas como la defensa de la maternidad libre, liberación femenina, procreación consciente del proletariado, entre otros.

Origen de la familia...

 

DESHOJANDO EN LA HISTORIA

Más, la lucha de la mujer no es de la época moderna y esta no brilla por cuanto la misma estaba sesgada (contada por los hombres), más rescatamos algo de las mismas, en las narraciones épicas griegas. siglo V a.c., en donde se encuentra un referente literario histórico de la lucha de la mujer en una obra de teatro de Aristófanis en la que su protagonista Lisístrata, realiza una huelga sexual para forzar a los hombres que pongan fin a la guerra. Dentro de esta misma cultura sobresale la figura de Hipatia de Alejandría quien es una matemática y astrónoma, siglo IV-V d.c), quien fue asesinada brutalmente, reivindicándose como paradigma de mujer científica libre e icono de la libertad de pensamiento y autonomía feminista.

Lisistrata

.

LA MUJER Y SU PAPEL POR LA IGUALDAD SOCIAL

En la Revolución Francesa se hace consciencia colectivamente de su situación y aunque junto al hombre reclaman la igualdad social (libertad, igualdad y fraternidad), más luego se dieron  las primeras peticiones formales de derechos políticos y ciudadanía para la mujer; creándose la “Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadanía” texto redactado por Olympe de Gouges en 1791, para luego en el texto fundamental de esta revolución proponer la emancipación femenina en el sentido de la igualdad de derechos, la equiparación jurídica y legal de estas en relación a los varones y el sufragio femenino.

Mujer en Revolución Francesa

.

EN ECUADOR BRILLA UNA CELICANA

La población ecuatoriana en general y las mujeres en particular le deben mucho a la matrona celicana de nacimiento doña Matilde Hidalgo de Procel, (Alamor, 25 de septiembre de 1.889 – Guayaquil, 20 de febrero de 1.974) (vale recordar que esta insigne ecuatoriana nació en la parroquia de Alamor, en ese entonces perteneciente al cantón Celica) y es ella quien lidera a inicios del siglo 20 toda una revolución feminista en nuestro país.

Matilde Hidalgo

Al culminar el sexto grado, Matilde le dijo a su hermano mayor su deseo de seguir estudiando, se hizo la petición y tras largas consultas aceptaron su matrícula pese a las reacciones contrarias de la comunidad de la época; años más tarde recordaría Matilde que las madres de sus amigas le prohibieron su amistad y el sacerdote local la obligaba a escuchar misa dos pasos fuera de la entrada de la iglesia, el 8 de octubre de 1.913 se graduó con honores como Bachiller de la República; continuando sus estudios en la Universidad de Cuenca, graduándose el 21 de noviembre de 1921 como la primera doctora en Medicina siendo la primera mujer ecuatoriana en recibir tal título.

Luego decidió votar en las elecciones presidenciales de 1924 y su deseo se convirtió en solicitud siendo sometida a consulta ministerial, decidiéndose a su favor el 10 de marzo de 1924, Matilde Hidalgo de Procel se convirtió en la primera mujer no solo de Ecuador sino de América Latina en que ejerció el hoy derecho constitucional a votar en una elección; también fue la primera mujer Vicepresidenta de un consejo cantonal; la primera mujer Jefe Político; y en 1.941, se convirtió en la primera mujer candidata a un cargo de elección popular en el Ecuador siendo Diputada Suplente de la República.

.

NUESTRO HUMILDE HOMENAJE

Mujeres, feliz día

Loor a las nobles heroínas, Loor a su cruenta lucha, Loor a la mujer en su día.

.

Econ. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

 

Mar
6

El ambateño Juan Montalvo Fiallos es el Cervantes Hispanoamericano (1.832 – 1.889)

¨Vosotros , pueblo de valientes,

 cuyas páginas son de oro en el libro de la Patria,

habéis dado ya un impulso poderoso al movimiento

con que ha de salir la República de esta inercia que la infama….

Los pueblos torpes son tan despreciables como los cobardes:

Vosotros, que no sois ni torpes ni cobardes,

haced de modo que vuestra obra sea digna de un pueblo sabio¨.

Recibimiento en Guayaquil; (2 de mayo de 1.876)

.

Juan Montalvo

Juan Montalvo fue el hombre que en su libro: “El último de los tiranos¨ dijo: ¨El tirano murió, el monstruo se desvaneció: ¡Gloria a Dios, ya somos libres!… Si García Moreno muriera en su cama, el pueblo ecuatoriano habría quedado señalado para siempre con la marca del esclavo; ha muerto a puñaladas y sus víctimas poseen ya su título para la consideración de las naciones libres… A sus matadores, guárdenos Dios de llamarlos asesinos¨.

Este bravo defensor de la libertad, que llenó de sabios papeles todo el país, y con la magia de su pluma inflamó el espíritu de los ecuatorianos, fue Juan María Montalvo Fiallos, nacido en Ambato el 13 de abril de 1832.

Como nadie viene al mundo dentro de un hato de trapos, sujeto a las garras de una cigüeña, sino que somos consecuencia y efecto de las bondades físico-mentales de nuestros ancestros, el Cervantes Hispanoamericano, Juan Montalvo, debe con toda seguridad sus innegables atributos a José Santos Montalvo, su abuelo paterno. Un  andaluz, negociante de cascarilla, que llegó a la Audiencia de Quito, siendo casi un niño, en busca de fortuna. Con sus excelencias y extravagancias nos revela algunos de los rasgos temperamentales de los Montalvo.

José Santos, en uno de sus rutinarios vagabundeos se detuvo en el poblado sureño de Guano; lo convirtió en centro del que se proveía de especies para sus ventas. Fue entonces cuando conoció a la muchacha guaneña Jacinta Oviedo, de apenas 14 años, la hizo su esposa y procreó 12 hijos. Uno de ellos fue Marcos, progenitor de Juan Montalvo. Era blanco, fuerte, muy bien parecido. Había heredado el temple de su padre: su valor, su energía para el trabajo, su fortaleza moral. Después de recibir una deficiente enseñanza en una escuela privada de sacerdotes franciscanos, inició la lucha por la vida con el trabajo que aprendiera de sus progenitores. Luego se dedicó al comercio, emprendió viajes por Cuenca, Ambato y otras ciudades. Su temperamento tenía algo de bohemio. Gustó de empuñar la guitarra y cantar coplas de amor junto a las ventanas de las casas bajas, donde moraban alegres campesinas que conoció a su paso.

No le fue difícil enamorarse, esta vez para siempre, de Josefa Fiallos, trabajadora, amante de la tierra, de los árboles, de los animales, humilde, casi sumisa; le quedó bien para su temple un poco dominador, y la llevó al altar. Formaron una familia feliz y unida, con numerosos hijos, cuatro mujeres y cinco varones. Juanito fue el último; el que pasados los años sería el famoso Juan Montalvo, gloria y lustre de la casa paterna, de su patria, de las letras iberoamericanas, y acaso del pensamiento universal.

Como resulta casi imposible tratar a este personaje si no va de la mano con su archienemigo García Moreno, y viceversa, comencemos por el principio. Gabriel García Moreno había nacido el 24 de diciembre de 1821, en una casa de madera frente al río Guayas, para el 13 de abril de 1832 tenía 10 años. García Moreno, era huérfano ya de padre y era un aprovechado alumno del padre Betancourt. En cambio, en San Juan de Dios de Ambato, en una casa esquinera baja, había una gran actividad de familiares, comadronas y criadas; y, en medio de todo, por fin el grito del recién nacido. Es varón, le gritaron al nervioso Marcos. Él, no sabe por qué, pero tiene el presentimiento, casi la convicción, que éste, el noveno y último de sus hijos va a inmortalizar su apellido, a convertirse en un forjador de la historia de este país de la mitad del mundo.

“Juanito crecía alegre, saltarín, querido y mimado por todos, hasta que las malditas y asquerosas viruelas por poco lo devoran a los cuatro años; sin embargo, llevaría para siempre las huellas en el rostro, y al parecer en el espíritu. Se tornó huidizo, esquivo, amante de la soledad.”[1] A los siete años fue a la escuela del maestro Romero en Ambato, y en el año 1846 al colegio Mayor Real y Seminario de San Luis; luego al colegio San Fernando de Quito. Colegios en los que se nutrieron las mentalidades más lúcidas y los grandes forjadores de nuestra historia, como: Espejo, Mejía, Juan de Velasco, González Suárez y luego Juan Montalvo.

En mayo de 1851 se graduó de maestro de filosofía, con tres A, es decir las más altas calificaciones. El año 1852 cumplió 20 años y comenzó a frecuentar sociedades literarias, tuvo amigos influyentes; todo podía ser color de rosa para espíritus amigos del mundanal ruido, pero para Juan, mezcla de timidez y orgullo, este ambiente no le entusiasmaba.

Casi dos años permaneció en la universidad. Dos hechos luctuosos influyeron para que abandone sus estudios y regrese a Ambato: la muerte de su hermano Francisco, en noviembre de 1852, y luego la de su padre en agosto de 1853. Abandonó las aulas universitarias y regresó a su solar nativo a fundir su alma con el alma del paisaje sonriente de Ambato y Ficoa. Se volvió autodidacto, se tornó extravagante, taciturno, irritable, huyendo de la gente, y sólo se encontraba a gusto en el silencio y la soledad, entregado con pasión a la lectura de autores clásicos y la vida de los grandes hombres.

El año de 1857 se cumplió su deseo de trasladarse al viejo continente. Fue nombrado Adjunto Civil ante el gobierno de Italia. Su amplia ilustración y su preferencia por las civilizaciones de la antigüedad le habían permitido conocer esos territorios en los libros, y ahora iba a identificarlos. La atracción del viaje cautivaba al soñador. Primero cumplió su antojo de conocer Francia y visitar París. El trotamundos ecuatoriano pasó finalmente al país de su destino, Italia. Visitó Roma y subió al Abentino, para revivir el sagrado juramento de Bolívar. Juramento que a nombre del Libertador renovó, años después, sobre la cresta libre del Tungurahua.

Varios meses después, el Adjunto Civil de Roma regresó a París; aquí se enteró de que había sido nombrado Secretario de la Legación del Ecuador en Francia. En la capital francesa se encontró por demás feliz, a pesar de su melancolía congénita, ajeno totalmente al barullo y al oropel. El año 1858 Juan Montalvo, en su condición de Secretario de la Legación del Ecuador en las Cortes de Francia y de Gran Bretaña, replicó a un periodista peruano, que hizo pública una noticia falsa en Le Siecle; lo hizo a través de una carta que publicó en el mismo medio informativo.

El reumatismo obligó a Montalvo a renunciar a su cargo. Necesitaba el calor del trópico ecuatorial para los fríos que se le habían concentrado. Con las experiencias adquiridas en Francia, Italia y Suiza, que incrementaron su caudal intelectual; con valija de escritor, cargado de esperanzas, aunque agobiado por la neuralgia que le impedía caminar debidamente, arribó al Ecuador en 1860.

En Ambato se reintegró a su secular tarea, pero su alma sensible, que apenas había conocido el amor, ahora se desbordó. Su vecina María Adelaida Guzmán ejerció poderosa influencia anímica en el pensador. Le delatan las cartas, que son declaraciones de amor y validez inconmensurable de sus sentimientos. La señorita Guzmán pronto sería la señora de Montalvo y le dio dos hijos: Alfonso que falleció de niño, víctima de la epilepsia, y María del Carmen, cuidada y formada bajo la sombra de sus tías maternas, una vez que murió Adelaida.

En 1861 la Asamblea Constituyente eligió a García Moreno para que presida los destinos del país; el gran tirano, que siguió produciendo los más encendidos insultos, como también la palabra solidaria para sus áulicos, hasta querer entronizarle en los altares. La proyección de la tiranía que él personalizó, ha llegado como sinónimo de férrea y sanguinaria emanación de la sin razón. Si hasta hoy es signo de herejía criticar a García Moreno, es de imaginarse la consternación que habrá producido en la mente fanatizada de 1866. Por ello Montalvo fue repudiado, no sólo como liberal, como libre pensador, sino como masón, hereje y ateo.

Al retorno de su adversario García Moreno de la representación diplomática en Chile, su influencia fue poderosa en el país. El 6 de enero de 1869 derrocó al Presidente Espinosa, y con ello se reiniciaron las persecuciones para quienes ostentaban otra ideología. Montalvo logró asilarse en la Representación de Colombia, y poco después salió rumbo a Ipiales, al exilio. Pronto tomó rumbo a Panamá y luego a París. En Panamá encontró a otro ilustre expatriado: Eloy Alfaro. Desde entonces, la amistad con Montalvo fue para Alfaro la sustancia operante de su buen ánimo.

Otro de sus compañeros de infortunio fue Ignacio de Veintimilla, más tarde víctima de los escritos de Montalvo a través de “Las Catilinarias”. Al final del mismo año volvió a América, a mediados del siguiente año fue al Perú y retornó nuevamente a Ipiales. Su drama “El dictador” perteneció a 1873; después escribió “La Dictadura Perpetua”. García Moreno siguió recibiendo los desafectos de una tromba de agraviados de su agresiva política, hasta que varios conjurados, cuya inspiración fue la enseñanza montalvina y las ideas de progreso que llegaban incontenibles de ultramar, terminaron con la existencia del temido gobernante, el 6 de agosto de 1875. Se le atribuye al escritor haber dicho: ¨Mi pluma lo mató”.

La venganza conservadora no se hizo esperar, se quiso lavar con violencia y sangre el asesinato de García Moreno. Fusilamientos y revanchismos, fuerzas de odio tratando de terminar con herejes e impíos. En diciembre del mismo año, Antonio Borrero prestó su promesa ante el Congreso Nacional. Frente a tan buenos augurios Montalvo regresó a su Patria y fue recibido por un selecto grupo de admiradores que habían salido a Cotocollao para darle la bienvenida, era el dos de mayo de 1876. Sin embargo, como presagiando el futuro, nadie del Gobierno salió a recibirle. Más tarde la brecha se incrementó, en ambiente de franca intolerancia.

Visitó Guayaquil en misión periodística al llamado del general Eloy Alfaro, que había llegado de Centro América. Recibió apoteósica bienvenida. Se dedicó de inmediato a escribir y a conspirar. El año 1883 apareció por Europa y América “Los Siete tratados”. Esta obra le atrajo comentarios elogiosos de reputados intelectuales, además dinero que le permitió cierta holganza en su crónica estrechez económica. Antes, en el año 1882, estalló una revolución armada en contra del general Veintimilla que quiso perpetuarse en el poder. El dictador fugó del país, no sin antes llevarse 20.000 pesos del Banco del Ecuador. La Constituyente eligió nuevo gobernante a Plácido Caamaño el año 1884, gobernante que por su mano dura fue prolongación de García Moreno. Familiares y allegados de Montalvo fueron víctimas de fusilamientos y destierros; el mismo maestro, ante el riesgo de agresión de las turbas, controladas desde el púlpito, que hubieran despedazado su humanidad, decidió volver  a Francia.

En medio del odio y las penas encontró el amor nuevamente. Los investigadores han establecido, en base de documentos e investigaciones, que Augustine Catherine – Contoux fue su amorosa compañera, el ángel de la guarda y la sacrificada mujer que le brindó sosiego y cariño. En ella tuvo un solo hijo, Jean Contoux – Montalvo.

Con el fin de operar la neumonía purulenta que diezmaba su vida, fue sometido Juan Montalvo a una dolorosa intervención quirúrgica; más aún, cuando su temple no había permitido que se le anestesie, en plena conciencia, soportó semejantes maceramientos físicos.

Expiró el 17 de enero de 1889, en el departamento ubicado en la Rue Cardinet No. 26, donde vivía con su mujer, hijo y una empleada doméstica. “Murió estoicamente, filosóficamente. “Quiera Dios que el último día de su vida sea, sino el de un santo, por lo menos de un filósofo”, había escrito en uno de los números de “El Espectador”. En su muerte se portó como había vivido, duro, inquebrantable, romántico, puro.”[2]

El 10 de julio de 1889 llegó a guayaquil el esperado cadáver, embalsamado, ante la emoción ciudadana y la oposición eclesiástica que, en deplorable revanchismo, quería negar un pedazo de su propia tierra a uno de los ecuatorianos más representativos. Cuarenta y tres años estuvieron estos restos en la Perla del Pacífico.

El 12 de abril de 1932, a los 100 años de su nacimiento, llegó el cadáver del gran escritor a su residencia definitiva, a Ambato su cuna y su última sepultura. Descansa en paz el ciudadano de todas las naciones; pero, para entenderlo, para interiorizarlo, es necesario, querido lector, que nos acerquemos a él, con el alma pura, desprejuiciados, con un corazón primitivo, inocente como el de los niños, a los que el maestro amó con el sentimiento del hombre superior.

Jóvenes, debéis hacer vuestra la sentencia de la Catilinaria V: “Desgraciado el pueblo donde los jóvenes son humildes con el tirano, donde los estudiantes no hacen temblar al mundo”.

 

[1] Freire H, M. Ob. cit. p. 17.

[2] Freire H, M. Ob. cit. p. 110

Texto: Lic. Manuel Carrera Gallo

.

MONTALVO EN VIDEO

Uno de los principales vídeos que nos relata sus pensamientos es el realizado por UCSG Televisión, del cual recogemos esta frase de su autoría:

“La ciencia de los pueblos consiste en conocer sus derechos y cumplir sus deberes, el que no cumple sus deberes es pueblo corrompido, el que no conoce sus derechos esclavo, y el que no conoce sus derechos ni practica sus deberes es bárbaro, ¡pueblo huye de la corrupción, de la esclavitud y la barbarie porque la barbarie, la esclavitud y la corrupción son la desgracia de los pueblos!.”

Juan María Montalvo Fiallos (Ambato, Ecuador, 13 de abril de 1832 — París, Francia, 17 de enero de 1889) fue un ensayista y novelista ecuatoriano.
Vivió apasionadamente la política de partidos de su país, y su pensamiento liberal estaba fuertemente marcado por el anticlericalismo y la oposición a los dictadores Gabriel García Moreno e Ignacio de Veintimilla.

.

http://youtu.be/90W-U5wsy9c

.

Edición: Ec. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

.

Mar
4

Livar Bustamante Celi, Alcalde Electo del Cantón Pindal

.

Livar 1

.

Livar Bustamante Celi, es el flamante Alcalde Electo en el hermano cantón Pindal, quien participó  por las Listas 17 del Partido Socialista Frente Amplio; entre sus primeras palabras, extendió el agradecimiento a su pueblo por este significativo respaldo ofreciendo trabajar en conjunto para sacar adelante su cantón.

Dentro de sus logros proselitistas en la última jornada electoral es el haber obtenido una Concejalía Urbana y una Rural, así como, el haber obtenido mayoría en la Junta Parroquial de Chaquinal y Miembros de Junta en las parroquias de Doce de Diciembre y Milagros.

Temas como vialidad, agricultura, turismo y el apoyo al deporte, educación y salud, entre otros serán los objetivos a cumplir en bien del adelanto de su patria chica.

.

.

Video: Galo Humberto Córdova González

Edición: Ec. Mgs. Oscar Mendoza Granda

.

.

.

.

.

.

Feb
27

Pensamientos sobre una cruda realidad

.

 Martin Luther King

.

Dentro de la amplitud de las colaboraciones enviadas por amigos de diversas partes del mundo, me he encontrado esta mañana en mi correo electrónico, con una colaboración proveniente de la ciudad de Quito, cuyo nombre desea se mantenga en reserva y lo hacemos dado lo fuerte de las palabras, cuyo texto lo ha titulado:

¨PENSAMIENTOS SOBRE UNA CRUDA REALIDAD

“La política es el arte de obtener el dinero de los ricos y el voto de los pobres con el pretexto de proteger a los unos de los otros.”

Este es un pensamiento anónimo, el cual encierra una gran verdad, lo tomo talvés para ablandar este posterior escrito por Bertold Brecht quien crudamente manifiesta:

“El peor analfabeto, es el analfabeto político; él no escucha, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. Él no sabe que el costo de la vida, el precio de los porotos, del pescado, de la harina, del arriendo, del zapato y del remedio dependen de las decisiones políticas. El analfabeto político es un burro que se enorgullece e infla el pecho diciendo que odia la política. No sabe el IMBÉCIL que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado el asaltante y el peor de todos los bandidos que es el político sinvergüenza, deshonesto corrupto y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.”

Al final de una jornada política celebrada a nivel nacional desearía de corazón que en mi cantón no sucediera esto; es doloroso para quienes vivimos en las metrópolis encontrarnos con paisanas que emigran y venden sus juveniles cuerpos y algunos que están al acecho de transeúntes para mitigar su miseria, mientras sus padres a miles de kilómetros ignorando esta realidad “festejan tal o cual “victoria…”.

Para concluir, disculpándome por estas palabras pero lo manifestado es una gran verdad, y me despido con este pensamiento tomado del norteamericano Martin Luther King quién manifestó: “Tengo un sueño, un solo sueño, seguir soñando. Soñar con la libertad, soñar con la justicia, soñar con la igualdad y ojalá ya no tuviera necesidad de soñarlas.”¨

Concluyendo, se deja estas “Lecturas de Reflexión”, un vídeo para aumentar el ánimo y dejar atrás lo que nos permite crecer como personas.

.

.

Colaboración anónima desde la ciudad de Quito.

Edición: Ec. Oscar Mendoza Granda Mg. Sc.

.

.

.

.

.

Follow us on Twitter! Follow us on Twitter!
Desde el lindo cantón Celica

ECOTEL, TELEVISIÓN LOJANA. OMG!

Ecotel TV - Ecuador
Ecotel TV - Ecuador
(Haga CLICK y vea ECOTEL TV)

YO, AQUÍ ME SUSCRÍBO..

Ingrese su dirección de correo electrónico (E-MAIL) y reciba periódicamente las noticias y novedades de Celicanos Online:

Delivered by FeedBurner

NOTICIAS RECIENTES

CELICANOS ESTÁ EN: FACEBOOK

https://www.facebook.com/Celicanos?

BUSQUE NOTICIAS ANTERIORES

LEA LOS COMENTARIOS RECIENTES

  • Cesar Correa Jaramillo: Hace poco me tocó dialogar con una médica graduada en la Universidad...
  • LUIS DOMINGO SAKE SHAKAI: cuando inician las inscripciones señor tutor.
  • LUIS DOMINGO SAKE SHAKAI: deseo ingresarme a estudiar en la universidad Nacional de loja para...
  • Maritza de la Cruz: Estimados, finalizé el 6to semestre en la ULEAN de Manabí, pero...
  • Franz Alberto Merino Dvila: De verdad, desconocía los detalles de esta revolucionaria mujer....
  • Jose Torres: Muy importante conocer nuestra historia y mas aun que se ha forjado por gente noble...
  • Daniel Bolanos: Primero, en primaria y secundaria nunca vi un niño que deje de ser gordo por...
  • Patricio Rodríguez: Disculpe, se dice que va a haber el 16 de mayo día libre para los estudiantes...
  • amor: yo pienso que si es bueno gracias mas vale la vida de una persona antes que de un animal
  • Adriana Garcia: Buenas noches disculpe yo fue convocada para render las pruebas pero no pude...
  • Duval Oviedo Castro: Ante todo Soy lojano nacido en la parroquia Larama del Cantón Macará y...
  • Nicolas Carrillo: mi hijo tiene 4 añitos 4 meses le encanta el futbol el sueño de el es jugar en...
  • axel zabala: me gustaria jugar en el nacional para que mi habilidad la reconoscan
  • axel zabala: hola juego de los 10 años y e entrenado mucho y por eso estoy buscando un equipo...
  • Marcos Cueva: Buenos días, me pueden ayudar con las fechas inicial y final del período de...
  • Omar Nantip: Hola juego desde los 8 años tengo 19 años…y me gusta formar parte de su equipo...
  • Angelica.Ortega: Disculpe y cual seria su propuesta para poder enviarle o trabajar con ud
  • ANGELINA DEL CISNE RUEDA JIMA: POR FAVOR PUEDO ACTUALIZAR LA PAPELETA DE VOTACIÓN……O...
  • Monica Loor: Buenas noches, por favor quisiera que me ayuden, supuestamente ingresé mis datos...
  • Patricio Luzuriaga: PAZ EN LA TUMBA DE JOSE ANTONIO VALDIVIESO PADRE Y ELDER ANTONIO VALDIVIESO...

RSS DIARIO CENTINELA

Primera Plana

Recomendados

NUESTRAS FOTOS DISFRÚTALAS EN:

Flickr Photostream